Te han hecho jefe o jefa. ¿Y ahora qué?

Dar el paso de empleado a mando intermedio es, ante todo, un cambio en la forma de abordar las tareas. Cuando se es empleado el progreso depende del grado de desempeño en las acciones individuales que se acometan. Ahora bien, en un puesto de responsabilidad el desafío tiene que ver con la capacidad para orquestar el desempeño de otros, orientarlo y hacerlos confluir hacia un objetivo común. Estos son algunos de los puntos sobre los que habría saber que girar el prisma.

Darlo todo en la comunicación

Crear un equipo y liderarlo pasa por crear un clima de confianza en el que cada persona que participa sienta que puede dar lo mejor de sí misma. Para ello es fundamental escuchar. No estaría de más que una de las primeras acciones que se llevaran a cabo nada más acceder a la nueva posición sea tener una reunión con cada miembro del equipo para conocer cada punto de vista o recoger puntos de mejora en el funcionamiento.

También es interesante conocer en qué momento se encuentra cada cual, incluso personal, para saber dónde se puede exigir más o a quién no tensar en un momento determinado. Se trata de medir el estado de [+] Ampliar información


Otros Trabajos y cursos relacionados: