trabajar en alemania

Alemania ha sido históricamente un país al que han recurrido muchos españoles en busca del empleo que no tenían en casa. Aunque en los últimos tiempos ha perdido terreno frente a otros como el Reino Unido debido, en parte, al idioma, nadie puede negar que Alemania ha sido uno de los países europeos que mejor ha soportado la crisis, un aliciente más para emigrar a ese país. Sus sueldos son más altos que en España, y las condiciones laborales también son mejores, con una jornada laboral que en algunas industrias no supera las 35 horas semanales.

Pero antes de emigrar a Alemania debemos tener en cuenta la singularidad de un país que existe como tal desde hace 25 años. Eso explica que el desempleo sea mayor en el territorio de la extinta República Democrática Alemana que en la parte de la Alemania Federal. Aún así encontramos excepciones como Berlín, la capital, o el sur de la RDA. Aunque el paro es mayor en zonas rurales o donde industrias pesadas como la minería han sido parte importante d ela economía, hay que recordar que nueve de las 10 regiones europeas con una menor tasa de paro son alemanas.

Empadronarse en Alemania

Lo primero que deberíamos hacer en Alemania es empadronarnos. Los ciudadanos de la Unión Europea no deberían tener problema en cumplir este trámite (salvo los búlgaros y rumanos), clave para poder conseguir un empleo. Hay que hacerlo en la Bürgeramt, las oficinas de registro general, y debería bastar con decir que llevamos una semana allí (podemos aportar pruebas como el contrato del alquiler).

En la Bürgeramt también te darán la Lohnsteuerkarte, una tarjeta donde aparece el tipo impositivo de cada trabajador y que se debe presentar a la empresa. Aquí hay que destacar que los ciudadanos comunitarios que hayan llegado al país como estudiantes en teoría no pueden trabajar más de 90 días. También necesitarás el certificado de empadronamiento (Anmeldung) -además del DNI- para abrir una cuenta corriente en el banco . La más común es la Girokonto, que permite cobrar la nómina, transferir dinero y tener tarjetas.

El currículum

Como es lógico, tener un buen currículum -lebenslauf- será básico a la hora de conseguir un empleo. Si en países como Irlanda o el Reino Unido no hay que incluir la foto en el currículum, en el caso alemán la foto es un factor clave. Es más, hay candidatos que recurren a fotógrafos profesionales para que les hagan la mejor foto posible. También es muy importante una redacción perfecta, que sea fácil de leer y que no tenga faltas de ortografía, ya que de tenerlas la empresa podría rechazar directamente al candidato.

curriculum

Por lo demás, no hay grandes diferencias con el currículum español. Debemos detallar nuestra vida laboral y personal. Los currículums suelen ir acompañados de una carta de motivación, y hay tres tipos de currículum alemán (además del modelo europeo):

  • Currículum funcional: es muy preciso, incluye la vida laboral y la formación del candidato en un solo bloque
  • Currículum en tabla: la información aparece de forma esquemática, muy estructurada. Es el modelo más extendido y el ideal para candidatos extranjeros, ya que hay menos texto y se reducen las posibilidades de cometer faltas de ortografía o errores gramaticales.
  • Currículum extendido: escrito a mano, con la información estructurada en párrafos. Suele utilizarse solo cuando la empresa lo pide así.
  • Currículum europeo: es la plantilla estándar, el famoso europass. Aunque en teoría está reconocido en toda Europa, no todos los reclutadores la aceptan igual.

A la hora de incluir los datos personales, debemos señalar la fecha de nacimiento, el estado civil y el número de hijos. Estos datos ayudan a los reclutadores a hacerse una idea de la vida personal del candidato, en especial de las mujeres (si está soltero, separado, en edad de tener hijos…). En la vida laboral no hay que dejar huecos, los espacios sin empleo se deben llenar hablando de los cursos de formación, viajes largos -algo bastante habitual allí- o indicando el periodo que ha durado la baja por maternidad.

Buscar empleo en Alemania

El idioma es uno de los grandes obstáculos para muchos extranjeros a la hora de buscar un empleo más o menos cualificado en Alemania. Por eso, es recomendable que los extranjeros busquen trabajo en las grandes empresas y multinacionales antes que en empresas más pequeñas o de tipo familiar. Otro de los obstáculos con los que se pueden encontrar es con la famosa formación profesional dual alemana, que concede a los jóvenes locales una experiencia laboral mientras se forman que no tendrán los extranjeros.

Como siempre, el boca a boca y el repartir los currículums en mano son las mejores opciones para enterarse de las ofertas de empleo. Conocer a gente en la empresa que nos avise de las vacantes que haya y que nos recomiende a sus superiores siempre será un punto a favor frente a candidatos que llevan su currículum sin ninguna recomendación interna. Por su parte, la entrega del currículum en mano nos ayudará a entrar en contacto con los managers o empresarios a los que se los llevemos y también a conocer mejor la ciudad.

empleo en alemania

Otra opción es buscar empleo en los clasificados de los periódicos, aunque aquí depende de lo que estemos buscando. Por ejemplo, para empleos altamente cualificados hay que buscar entre las ofertas que se publican en la edición del sábado de periódicos nacionales como el ‘Frankfurter Allgemeine Zeitung’, el ‘Süddeutsche Zeitung’, el ‘Die Welt’, el ‘Handelsblatt’ o el ‘Frankfurter Rundschau’. En cambio, para empleos que requieran poca experiencia (limpieza, camareros, etc.) hay que fijarse en los anuncios que suelen aparecer los miércoles en la prensa local de cada ciudad.

En internet tampoco nos costará mucho encontrar ofertas de empleo. Jobpilot.de, monster.de, jobware.de o jobs.zeit.de son algunas de las páginas más visitadas, aunque para profesionales como los ingenieros, investigadores o informáticos hay webs específicas. También debemos tener en cuenta que, a diferencia de lo que pasa en la mayoría de países europeos, Xing se ha impuesto a LinkedIn como principal red social dedicada al empleo.

Las oficinas de empleo

No podemos acabar sin hablar de las Arbeitsamt, las oficinas de empleo alemanas, donde también se publican ofertas de empleo aunque generalmente son empleos poco cualificados. Hay más de 800 en todo el país, y en ellas hay que inscribirse tras perder el empleo para acceder a la prestación. Se cobra a partir del día en que uno se apunta, suele ser el 60% del sueldo anterior -67% si se tienen hijos- y es necesario haber trabajado un año. Una vez agotada la prestación, hay una ayuda mínima de 600 euros al mes.

Tipos de contrato

Además de los indefinidos, encontramos seis tipos de contrato en Alemania:

  • De duración determinada
  • Temporal
  • De obra y servicio
  • A tiempo parcial
  • De formación profesionales
  • Para empleos de escasa identidad (minijobs)

Mientras los de obra y servicio o duración determinada son para hacer frente a circunstancias como un aumento de la producción puntual, un proyecto o una sustitución; hay que tener en cuenta que los contratos temporales no pueden tener una duración superior a los dos años, aunque se pueden prorrogar. Los de formación profesional dependerán del sector en que se forme el trabajador, pero duran entre dos y tres años y medio.

Seguro que has oído hablar de los minijobs, un tipo de empleo con el que se pueden cobrar hasta 450 euros sin cotizar a la Seguridad Social. Es un tema muy polémico, ya que si una persona acumula varios minijobs ni cotiza ni tendrá un prestación por ellos cuando se jubile. Además, hay empresarios que los aprovechan para reducir el coste salarial de su empresa, y exigen muchas horas de trabajo a cambio de los 450 euros. Se estima que 2,6 millones de personas tienen un contrato de este tipo.

Trabajar en Alemania es un post de BuscarEmpleo.es

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: