Descuelgas el teléfono y allí está la llamada que tanto deseabas. Te acaban de convocar a una entrevista para la oferta de trabajo que tanto deseabas. ¡Es un gran momento! Seguramente es un punto cumbre de todo el proceso de búsqueda de empleo, pero a la vez se abren otros muchos interrogantes: ¿sabré dar las respuestas correctas? ¿Daré una buena primera impresión? ¿Destacaré entre los otros candidatos?

En Adeccorientaempleo ya hemos escrito en muchas ocasiones diferentes aspectos que debes tener en cuenta antes, durante y después de una entrevista de trabajo para tener más oportunidades de conseguir el empleo. Hay cosas que debes evitar como llegar tarde o ir acompañado, otras cosas que debes hacer sí o sí el día antes de la entrevista como repasar toda la información relacionada con la empresa, las respuestas que darás a las preguntas más típicas o decidir qué te pondras y otras que deberás hacer después de ella.

Hoy te vamos a hablar de cómo destacar en ella. Debes tener claro que los otros candidatos están igual de bien preparados que tu (o puede que haya alguno que incluso mejor) y que están dotados de buenas capacidades y habilidades. Pero eso no debe desanimarte. No tienes menos oportunidades. Si sabes aprovechar tus potenciales, puedes brillar en la entrevista y ser el elegido. ¿Tu reto? Ser original.

Interésate por el entrevistador. Una manera de dar una buena impresión a los entrevistadores es mostrar interés, no sólo por el puesto de trabajo o la empresa, sino también por los propios entrevistadores, por su carrera profesional, por sus éxitos, etc. Es, también, una buena forma de generar empatía con dichos entrevistadores.

Sé original, tanto en las preguntas como en las respuestas. No contestes con respuestas tipo o con tópicos. Sé creativo en tus respuestas, siempre desde la sinceridad, claro. Responde con anécdotas interesantes y con experiencias personales interesantes, aunque no sean estrictamente laborales. Dirán mucho de ti y de tu personalidad. Tampoco te olvides de ser original cuando preguntes: evita las preguntas tipo e interésate por aspectos por los que seguramente la mayoría de candidatos no se interesarán.

  • No olvides tus gestos. Nuestro cuerpo puede decir muchas cosas sobre nosotros: si estamos inquietos o nerviosos, si tenemos confianza, si dudamos… Debes tenerlo presente durante tu entrevista. No sólo para que tu cuerpo y tus gestos envíen el mensaje correcto al entrevistador, sino también para poder leer correctamente los gestos y expresiones de éste y saber cómo empatizar mejor con él.

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: