Tener pequeñas diferencias con otras personas es normal, pero cuando se convierten en problemas y afectan a nuestra vida laboral, hay que encontrar una solución. Si te llevas mal con alguien en el trabajo, ¿cómo lo gestionas? ¿Intentas hablarlo con él o ella y mantener una relación cordial? ¿Qué pasa cuando el problema no lo tienes con un compañero más, sino con un superior? Hemos salido a la calle y los ciudadanos nos han demostrado que el diálogo es siempre la mejor herramienta.

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: