Buscar trabajo
Entrevista de trabajo
Quedarse en paro
Buscar ofertas
Presentarse a una oferta
Autocandidatura
El deporte y sus valores nos pueden ayudar en nuestro proceso de búsqueda de trabajo

David Sánchez Sáez

Asesor en creación de empresas y desarrollo de pymes
Alcanzar lo más alto del cajón es un empeño que solo unos elegidos pueden lograr. Nuestra aspiración no es tan compleja y no va a requerir de tantos sacrificios, pero si tomamos como referentes a los deportistas de las disciplinas olímpicas que más nos gustan, seguro que conseguiremos nuestros hitos profesionales de manera más eficaz. 
 
En pleno fervor por los Juegos Olímpicos y con toda nuestra atención y admiración puesta en los deportistas, hay muchas cosas que podemos aprender y aprehender de ellos, de cara a la consecución de nuestro objetivo: encontrar un empleo. 
 
Más allá de llevar y apostar por una vida saludable (buena alimentación, descanso adecuado, fuera el tabaco de nuestra vida…) y practicar deporte, algo que sin duda siempre nos ayudará a que nuestro estado físico y mental sea mejor, hay otros aspectos importantes directamente relacionados con la búsqueda de empleo que hemos de captar, interiorizar, asumir y poner en práctica.
 
El primero de ellos son los largos y duros entrenamientos, que no vemos pero intuimos y sabemos que están ahí. Todos los olímpicos tienen unas capacidades y unas cualidades sobresalientes, fruto de horas y horas de trabajo. 
 
Nosotros, como desempleados, también hemos de entrenar y trabajar para mejorar nuestras capacidades y cualidades, más aún ahora que disponemos de más tiempo. Hemos de cultivar nuestro perfil profesional asumiendo nuevas competencias, reciclándonos, formándonos y mejorando continuamente nuestro estado de forma. 
 
Esto nos permitirá llegar a la línea de salida en mejores condiciones que el resto de contrincantes y superar con mayores garantías las pruebas clasificatorias (perfil profesional adaptado a la oferta, selección de currículum, entrevista de trabajo…) hasta llegar a la final (última prueba del proceso de selección) y cruzar con éxito la meta (conseguir nuestro empleo).  
Además de un buen entrenamiento, también hemos de ser constantes en nuestro empeño y, lo que es más importante, mantener viva la motivación. La búsqueda de empleo ha de ser persistente y metódica, como los entrenamientos, y por tanto hay que crear una rutina diaria y ser perseverantes y voluntariosos. 
 
Hay que trabajar diariamente, sin tregua, y explorar todas las vías posibles para llegar a la oferta de trabajo que buscamos.  Y muy importante en todo ello será que tengamos estímulos que mantengan prendida la llama de nuestro particular peletero. 
 
La búsqueda de trabajo resulta poco gratificante hasta que, por fin, logramos el trabajo deseado. Por ello hay que tener muy presentes los altibajos, las crisis y las caídas que sufriremos. Y aunque suene a tópico, es así y no queda otra. Como el gimnasta que durante su impecable ejercicio en barra fija, resbala y cae al suelo enturbiando una magnífica actuación. No le queda otra que levantarse, reponerse, engancharse de nuevo al aparato y finalizar con dignidad la competición. No es una victoria, pero tampoco un flamante fracaso. 
 
En nuestro caso sucede lo mismo. Participaremos en muchos procesos y lo normal es que nos caigamos hasta que consigamos una medalla, si es de oro mejor, pero si  no es así  seguiremos trabajando hasta que logremos alcanzar alguno de los cajones del pódium. 
 
Y en esta andadura, al igual que los olímpicos, nos rodearemos de un equipo. Nosotros somos la pieza clave, pero si nos nutrimos de un staff que nos apoye, nos ayude y nos guíe, todo será mucho más fácil y llevadero. Profesionales del empleo y personas de nuestro círculo socio-afectivo, que nos guiarán en nuestro entrenamiento, nos ayudarán a ser constantes, a configurar nuestro calendario de competiciones y a mantener imperturbable nuestra autoestima. 
 
Disfrutemos del deporte, de los deportistas y de sus proezas, pero vayamos un poco más allá y fijémonos en sus valores, nos ayudarán a ser mejores profesionales y personas y a lograr nuestros objetivos. 
 
David Sánchez Sáez es licenciado en Geografía y trabaja en el ámbito del empleo, la formación y la investigación. Es autor de El libro de ruta del emprendedor.

Gana la medalla de oro y trabaja en alguna de estas empresas

Ver ofertas en InfoJobs

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: