Executive
Coaching ejecutivo
Tener días de descanso es beneficioso para nuestra salud física y mental y evita caer en un estado de estrés

Constantino Montañés

Codirector de Montañés i Solé
Estableciendo un paralelismo entre la función del fusible en un circuito eléctrico y la de las vacaciones para nuestro sistema neurológico, éstas desempeñan para las personas la misma función que el fusible en la instalación eléctrica: salvaguardar el funcionamiento de la instalación principal.
 
Siguiendo  la teoría general de sistemas, al ser humano cabe considerarlo como un sistema abierto y en permanente intercambio con su entorno. Multitud de entradas (inputs) y de salidas (outputs) buscando en todo momento mantener un equilibrio sistémico y evitar una situación de estrés. Las vacaciones son una excelente oportunidad para generar salidas relacionadas con nuestra salud física y mental y evitar caer en un estado de estrés.
 
Hay una propiedad, la equifinalidad, que nos indica cómo a partir de distintas condiciones iniciales se puede producir un mismo resultado final. En el campo del estrés diríamos que éste puede ser un estado final o resultado que podría venir provocado por distintos factores estresores o condiciones iniciales: la relación con algún compañero o jefe tóxico, la sobre-dedicación y falta de descanso, la monotonía en el trabajo, etc.
 
La multifuncionalidad es la situación inversa a la anterior, unas mismas condiciones iniciales pueden provocar distintos resultados finales, implicando que unos mismos factores estresores sean capaces de provocar resultados distintos en cada sujeto. Dicho de otra forma, no todas las personas nos estresamos igual ante los mismos factores estresantes y por lo tanto el descanso que necesitamos para evitar caer en una situación de estrés es distinto también para cada sujeto.
 
Mujeres Vs. Hombres ante la desconexión de vacaciones
 
En un estudio publicado por la consultora Randstad y que hace referencia a los distintos plazos necesarios para desconectar de las tareas laborales, su primera conclusión es que un 85% de los españoles es capaz de desconectar del trabajo durante sus vacaciones. 
 
De las personas que logran la desconexión, a las mujeres les cuesta algo más: el 41% necesita dos semanas para olvidar su rutina laboral, mientras que en los hombres solo el 35% necesita los 15 días. Destacar que el tiempo requerido para desconectar aumenta con el nivel de estudios.
Ocio Vs. Adicción al trabajo
 
La Dra. Christine Moll, del Canisius College (Nueva York), indica que los efectos del ocio sobre las personas "se transmiten a nuestro cerebro, renovando nuestro espíritu, facilitando el pensamiento y beneficiando el buen funcionamiento de la presión arterial".
 
Los efectos de trabajar sin descanso, medidos en la generación Baby Boomers y enfocada en el "sueño americano", nos indican que el  mecanismo fisiológico es capaz de adaptarse inicialmente y funcionar con niveles altos de estrés, pero, con el paso del tiempo, esas personas presentan importantes síntomas de ansiedad y estrés.
 
Demostrados los efectos beneficiosos del tiempo de ocio, lo que nos toca ahora es encontrar un espacio para huir de la rutina, de los horarios estrictos y de las nuevas tecnologías. Ello nos llevará a disponer de tiempo para compartir con los demás y, sobre todo, con uno mismo.
 
Constantino Montañés es autor del libro "Secretos para encontrar el mejor empleo". Licenciado en psicología, ingeniero técnico industrial y diplomado en dirección por el IESE, actualmente es codirector en Montañés i Solé y miembro de la Comisión de Inserción laboral de PIMEC.

¿Buscas nuevas oportunidades laborales?

Ver ofertas en InfoJobs

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: