empresas

Los trabajadores son conscientes que deben adaptar sus conocimientos y habilidades a las demandas del mercado laboral. Idiomas, formación académica adecuada, experiencia en el sector, una estancia internacional… son muchas las demandas de las empresas sobre los empleados. Y, aunque ahora disponemos de la generación de jóvenes “mejor preparada de la historia”, lo cierto es que las empresas lamentan que no todos cuentan con las habilidades necesarias para conseguir un empleo acorde a su formación.

Existe un mercado de trabajadores con títulos y formación muy similar, pero lo que hace destacar a un candidato sobre otro son una serie de habilidades que no pueden adquirirse con estudios. Para conocer qué competencias buscan y valoran los reclutadores de las empresas en un candidato, la revista Forbes ha elaborado un listado de competencias profesionales que destacan sobre las demás.

  • Análisis de datos cuantitativos: las cifras forman parte de la dinámica diaria de cualquier empresa sea grande o una PYME. Los trabajadores que puedan acreditar y cuantificar su habilidad para procesar los datos asociados al puesto de trabajo que se oferta conseguirán llamar la atención de los seleccionadores sobre otros perfiles laborales similares al suyo.
  • Análisis y procesamiento de información: La información es poder. Sin embargo, disponer de la información sin analizarla o entenderla no tiene ninguna aplicación empresarial. Por esta razón, los trabajadores que tienen una buena capacidad para discriminar el contenido valioso del no importante son altamente valorados por los reclutadores.
  • Comunicación eficaz: Las empresas demandan profesionales con una capacidad alta para comunicarse con el personal dentro y fuera de la organización, o atendiendo a terceras personas que no forman parte del entorno de trabajo. Los profesionales que tienen una comunicación eficaz permiten hacer funcionar a la empresa de una forma más fluida y acostumbran a ser buenos líderes o empleados.
  • Conocimientos técnicos relacionados con el trabajo: Una vez fuera de las aulas, la teoría pasa a un segundo plano dejando el protagonismo a la parte práctica. A los ojos del reclutador, conseguirán puntos extras aquellos aspirantes al puesto de trabajo que acumulen conocimientos técnicos sobre en qué consiste la actividad a desarrollar.
  • Edición y redacción de informes: Para el buen funcionamiento de una empresa es necesario que cada paso quede registrado correctamente; se trata de una habilidad que no se enseña en las aulas y que queda reservada a aquellos trabajadores con experiencia laboral. Por tanto, se apreciarán los profesionales con los conocimientos necesarios para elaborar informes completos y con el contenido claro y específico desde el primer día de trabajo.
  • Manejo de los programas de software: Tener un nivel de usuario en ofimática no siempre es suficiente para conseguir un puesto de trabajo. Actualmente, las empresas busca a candidatos con conocimientos sobre los programas de software de un ordenador, especialmente sobre aquellos programas propios que se utilizarán habitualmente durante el trabajo. Si no lo has aprendido durante tu tiempo de estudio o en prácticas formativas, es necesario cuidar este aspecto para demostrar que se puede trabajar de forma autónoma desde el primer día.
  • Organización: Los empleados con capacidad para planificar y priorizar tareas asociadas a su puesto de trabajo tienen más puntos ganados para conseguir el trabajo ofertado. En este sentido, los empresarios y reclutadores valoran a los trabajadores que son capaces de dar prioridad a las diferentes tareas; ya que serán empleados capaces de manejar una buena cantidad de trabajos sin perder la calma y con garantías de éxito.
  • Resolución de problemas: Es inevitable. Los problemas y complicaciones se suceden bastante a menudo en las empresas. Por ello, los empleadores buscan a trabajadores que puedan solucionar y saber evitar incidentes o problemas asociados a sus tareas, pero también que se impliquen en la solución de problemas que afectan a la empresa. Además, los candidatos con competencias para prever estos errores y evitar que se cometan son todavía más apreciados por las empresas.
  • Trabajo en equipo: Una persona sola no puede llegar a ningún lado, por lo que las empresas acostumbran a formar equipos de trabajo de más o menos miembros para tirar adelante proyectos. Los reclutadores tienen un alta estima a los empleados que son capaces de intreaccionar a nivel laboral con otros trabajadores. Demuestra tu capacidad de trabajar en equipo y tu entusiasmo por ello para conseguir puntos extra.
  • Venta y marketing: Aunque el puesto que se ofrece no esté estrechamente ligado al sector de la venta o el marketing, se valoran positivamente a los candidatos que tienen nociones sobre la gestión de la imagen de la empresa y saben de técnicas para posicionarla en el mercado. Asimismo, los reclutadores buscan trabajadores que sean capaces de posicionarse como activos influyentes dentro la de plantilla; por lo que tener conocimientos de venta y marketing relacionados con nuestro sector será un importante activo para conseguir un empleo.

Imagen: geralt

Las habilidades más buscadas por las empresas según Forbes es un post de BuscarEmpleo.es

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: