Cute student girl taking notes with a pen and smiling

La elección de los estudios es muy importante porque determinará el camino profesional que seguiremos durante el resto de nuestra vida. Además de decidir qué titulación universitaria es la más adecuada para nuestros objetivos laborales y habilidades, igual de importante es elegir la universidad en la que nos formaremos.

Al comienzo puede parecer que la elección de la universidad no es algo relevante y sólo te preocupe alcanzar la nota para entrar en la especialidad deseada. La realidad es que si bien muchos centros imparten las mismas titulaciones, la calidad enseñanza de los mismos varía mucho en cada uno de ello, por lo que las oportunidades laborales a las que puedas acceder durante y después de tu formación no serán las mismas.

La realidad es que las universidades destacan por formar a grandes profesionales en determinadas áreas de conocimiento o titulaciones, siendo sus egresados quienes más prestigio tienen a la hora de buscar su primer empleo. Si realmente quieres aspirar a recibir la mejor formación universitaria, lo más recomendable es que investigues sobre cuál universidad destaca por encima de las demás en la enseñanza del grado que tu quieres realizar.

Para conseguirlo, te proponemos una serie de preguntas que debes considerar antes de decidir qué titulación universitaria debes elegir y dónde deberías matricularte.

  1. ¿Por qué quieres ir a la universidad? Realizar estudios universitarios y elegir el centro no tiene sentido si no es tu elección. Como primer paso, debes reflexionar sobre si es decisión tuya o está influenciada por los deseos de tus padres o porque sea el camino que harán todos tus amigos.
  2. ¿Estás preparado? Si bien lo habitual es entrar en la universidad a los 18 años, no es obligatorio. Algunas personas necesitan un tiempo de reflexión o probar otras cosas antes de decidir cuál es la siguiente etapa formativa en su vida.
  3. ¿Sobre qué quieres aprender? Aunque consideres que esa titulación no tiene salidas laborales o su salario es bajo, debes estudiar lo que te guste. Piensa que la carrera que elijas marcará el camino de tu futuro laboral: si no te gusta estudiar esa titulación, tampoco te gustará trabajar de ello en un futuro.
  4. ¿De qué te gustaría trabajar en el futuro? Es posible que una titulación universitaria te guste por las asignaturas, el contenido o las aplicaciones que puede tener en tu vida diaria. No obstante, antes de elegir esta carrera es necesario informarse sobre las salidas laborales de qué dispone. Quizás las asignaturas son apasionantes pero las profesiones a las que puedes dedicarte no te satisfacen en absoluto.
  5. ¿Cuál es tu presupuesto? Tus recursos económicos determinan a qué universidades puedes aspirar a matricularte. No cuentes con que una beca podrá ayudarte a pagar un centro que está claramente fuera de tu presupuesto, puede que no sea suficiente o que ni siquiera la consigas. Valora entrar en aquellas universidades y titulaciones que puedes alcanzar a pagar.
  6. ¿Qué programa de prácticas tienen? Uno de los mejores recursos para insertarse en el mercado laboral después de titularse es haber realizado prácticas antes. Infórmate de los programas de prácticas, los convenios laborales con empresa y las bolsas de empleo a las que puedes acceder en cada centro universitario para terminar de decidir qué lugar es el más idóneo para tus objetivos.
  7. ¿Hay oportunidades de formarse en el extranjero? Los nuevos estudiantes universitarios tienen como objetivo conseguir una formación internacional, que les permita destacar entre otros candidatos cuando quieran acceder a programas de prácticas o al buscar el primer empleo. Pregunta por las becas y convenios para poder pasar uno o dos semestres estudiando en una universidad extranjera antes de matricularte en un centro.
  8. ¿Estás dispuesto a dedicarle tiempo? Los resultados académicos dependen de las horas de estudio que dediques. Además, algunas universidades plantean las titulaciones de una forma muy completa mientras que en otras es necesario cursar un máster para acceder al mercado laboral con las habilidades y competencias demandadas a los jóvenes. Plantéate cuánto tiempo tienes para estudiar cada semana y cuántos años estás dispuesto a invertir en tu formación antes de tomar una decisión.
  9. ¿Estás listo para esforzarte al máximo? Algunos centros universitarios son muy exigentes con sus estudiantes y demandan un gran nivel de implicación para lograr aprobar. Si no estás dispuesto a esforzarte al máximo o tu situación no te permite este nivel de dedicación, busca otras opciones más adecuadas a ti.
  10. ¿A qué renunciarías por estudiar? Sacar buenas notas, dormir o tener vida social; en la universidad, uno de estos tres aspectos se resiente (y más en época de exámenes). Ten claras tus prioridades y aprende a decir que no a algunos planes, pero con una buena organización conseguirás una vida más equilibrada. Con todo, algunas titulaciones y carreras exigirán que digas no de una forma más habitual.

Imagen:© stockasso

Las 10 preguntas para reflexionar sobre ir o no a la universidad es un post de Buscar Empleo

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: