ropa

Uno de los grandes retos a los que debe hacer frente el sector textil español es a la competencia desleal, a la ropa o al calzado falsificados. Tal es su influencia en el sector que, según los datos más recientes de la OAMI (Oficina de Armonización del Mercado Comunitario) la falsificación de ropa provoca la destrucción de 50.296 empleos al año en España, un 13,5% de puestos de trabajo del textil, y unas pérdidas económicas de 4.127 millones de euros, lo que representa cerca del 16% de las ventas totales del sector.

Si aumentamos a una perspectiva que incluya a los 28 países de la Unión Europea, los datos son escalofriantes: las firmas textiles pierden cada año 26.300 millones de euros por culpa de los productos falsos, un 9,7% de sus ingresos totales. En puestos de trabajo, esto se traduce en la pérdida de 363.000 empleos en toda la Unión Europea. Y si añadimos los empleos indirectos y las pérdidas en IVA, IRPF, cotizaciones, etc., las cifras superan el medio millón de empleos y los 8.100 millones de euros menos de recaudación.

España aparece como el tercer país más afectado por las falsificaciones del textil, superada tan solo por Grecia y Bulgaria. Sin embargo, la OAMI señala a Italia como el país con una de las mayores concentraciones de lo que define como “falsas empresas chinas”. Las provincias de Nápoles, Lombardia y Marque, junto a las zonas de Florencia y Prato, son las zonas clave, explica en su informe, aunque añade que se sospecha de la presencia de estas organizaciones criminales chinas en Madrid y alrededores.

En su informe, la OAMI también señala que debido a la estructura del sector ha habido una pérdida de empleos desproporcionada en el sector del comercio al por menor. España es uno de los mejores ejemplos de esta desproporción entre grandes superficies y minoristas. El 64% de los trabajadores del textil español son minoristas, igual que en Francia, mientras que en el global de la UE suponen 2,3 de los 3,8 millones de trabajadores de la confección y el calzado.

Para elaborar este informe, la OAMI ha valorado todo tipo de prendas de vestir -deportivas y de calle- además de zapatos y accesorios (corbatas, cinturones, pañuelos o paraguas), aunque se ha limitado a los bienes producidos y consumidos en los Veintiocho, sin tener en cuenta las exportaciones. No es la primera vez que un informe similar alerta sobre la destrucción de empleo por culpa de las falsificaciones, el otro era sobre cosméticos y España estaba a la cabeza en falsificaciones.

Vía: El País

Foto: markusspiske

La falsificación de ropa destruye 50.000 empleos en España es un post de BuscarEmpleo.es

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: