Clutha_from_Kaitangata

Hace unos días el periódico ‘The Guardian’ publicaba una interesante historia que no ha tardado en hacerse viral. Kaitangata, un pueblecito de Nueva Zelanda, tiene más de 1.000 vacantes por lo que está buscando de forma casi desesperada jóvenes a los que ofrece casa y trabajo; un tipo de medida que también han aplicado algunos pueblos españoles para hacer frente a la despoblación. Pero quizá lo más llamativo de Kaitangata es que su población actual no pasa de los 800 habitantes.

Como pasa muchas veces en la red, la bola creció y se llegó a decir que por unos 230.000 dólares neozelandeses -menos de 150.000 euros- podías instalarte en este pintoresco pueblo de la Isla Sur de Nueva Zelanda comprando la casa y las tierras. Una propuesta interesante, por ejemplo, para los neozelandeses que viven en las grandes ciudades del país. El Ayuntamiento y el Distrito de Clutha se vieron desbordados ante el aluvión de llamadas pidiendo información desde Australia o el Reino Unido.

Bryan Cadogan es el alcalde del Distrito de Clutha y uno de los que en su día hizo el camino de la gran ciudad a la Nueva Zelanda rural. Explica que estaba desempleado, y que decidió marcharse a esta zona en busca de una oportunidad que ha conseguido. Destaca que tan solo hay dos jóvenes sin empleo en la zona, una de las tasas de paro más bajas del mundo, y quiere ofrecer una oportunidad a sus compatriotas y a todo el que desee llegar a Kaitangata. Allí, añade, es más fácil conseguir una casa o sacar adelante una familia que en el resto del país.

El sector primario es el gran motor de la economía de esta zona de Nueva Zelanda junto a las industrias asociadas a la agricultura y la ganadería. Por ejemplo, existe una planta de procesamiento de productos lácteos que durante años ha tenido que tirar de los trabajadores de Dunedin, a más de una hora de distancia de Kaitangata. Lejos de los recelos que podría provocar en otros sitios, los vecinos se muestran esperanzados de que la llegada de nuevos habitantes revitalice el pueblo.

Hay que tener un gran espíritu aventurero para cruzarse medio planeta e instalarse en este pequeño pueblo de Nueva Zelanda, pero las oportunidades laborales y el saber que te recibirán con los brazos abiertos son un aliciente. Te dejamos el dossier de Kaitangata, donde se explica todo sobre este proceso, y un enlace a la web de immigración de Nueva Zelanda, imprescindible para extranjeros. Y recuerda que está abierto el plazo para solicitar visados para jóvenes en Australia.

Vía: The Guardian

Foto: Andrewrutherford en Wikipedia

Kaitangata, el pueblo con demasiadas vacantes es un post de Buscar Empleo

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: