Students in class (color toned image)

El mercado laboral ha exigido durante muchos años a profesionales especializados en áreas concretas; una máxima que todavía hoy siguen muchos egresados universitarios mediante la realización de másteres y postgrados, con la esperanza de tener después una mejor incorporación al mercado laboral. No obstante, este aparente vínculo entre una formación superior y un empleo parece no sostenerse tras una reciente investigación sobre la materia.

Un equipo compuesto por docentes de la Universidad de Tulane y la Columbia Business School desarrolló un análisis de la trayectoria profesional de 400 estudiantes que habían concluido un MBA en Estados Unidos en el curso 2008-2009. Entre quienes accedieron a un lugar de trabajo relacionado con el mundo de las finanzas, determinaron que la especialización en una área no tiene por qué ayudar a conseguir mejor situación laboral y de remuneración. Así pues, la especialización no es la clave del éxito, al menos, no en el campo financiero.

De acuerdo con el estudio, aquellos trabajadores que se dedicaron a formarse a nivel académico y desarrollaron su carrera profesional en un mismo ámbito, no dispusieron de las mismas oportunidades que otros perfiles laborales más multidisciplinares. Los perfiles especializados presentaron una peor inserción laboral tras finalizar sus estudios de MBA. Así pues, los perfiles más especializados no consiguieron una mejor inserción laboral que aquellos trabajadores más generalistas.

Este descubrimiento permitió deducir que aquellos profesionales generalistas recibieron al momento de su graduación múltiples ofertas de empleo con remuneraciones más altas que aquellos que se desarrollaron una trayectoria especializada. Según destacaron los responsables del estudio, en algunos casos, los ‘especialistas’ llegaron a recibir ofertas de empleo por 48.000 dólares menos que los otros perfiles más generalistas.

La razón de esta diferencia de ofertas laborales y salarios reside en que las empresas que buscan un determinado perfil de trabajador pueden encontrar un gran número de trabajadores capacitados para esta tarea, con el mismo nivel de estudios y especialización. Ante esto, los perfiles generalistas tienen mayor ventaja porque han desarrollado una trayectoria que los diferencia del resto de competidores, siendo mucho más difíciles de encontrar que aquellos que se han centrado únicamente en una vía formativa. Así pues, tener un recorrido único y personal los hace resaltar ante otros trabajadores con un recorrido formativo y profesional similar.

Es decir, son una opción con la misma formación pero con conocimientos extra que pueden implicar una mejor adaptación al puesto disponible. Aquellas personas que no se estancan en una disciplina en particular tienden a convertirse en trabajadores con un gran abanico de habilidades personales, lo que es visto por los reclutadores como empleados con más recursos. Estos perfiles también tienen la percepción de ser mejores ante los cambios, favorables a la formación continua y capaces de gestionar múltiples tareas en varias áreas; lo que supondría una clara ventaja ante perfiles más especializados.

Si bien los resultados de este estudio se centran únicamente en perfiles de MBA Financieros, de poderse trasladar a otras profesiones y realidades nos mostraría que la especialización es un camino poco recomendable para aquellos que buscan obtener las mejores posibilidades de empleo y las remuneraciones económicas más elevadas.

Imagen: © lightpoet

Especializarse en un área, ¿es buena idea? es un post de Buscar Empleo

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: