Ser breve, cuidar la presentación o ser completamente sincero son tres claves fundamentales para preparar un buen CV. Pero hay muchas más y, sobre todo, hay determinados errores que debemos evitar si queremos que nuestro currículum no aleje a los reclutadores o a los entrevistados.

Faltas de ortografía o gramaticales. Nunca, bajo ningún concepto, tu currículum debe contener errores de esas características. Revísalo cien veces, utiliza el corrector de tu procesador de textos o, si hace falta, pide ayuda. Pero asegúrate que está perfecto en cuanto a ortografía y gramática se refiere.

Olvidarte de tus datos de contacto. Otro error con consecuencias fatales para tu carrera profesional. Si te olvidas de tus datos de contacto o no los pones en un lugar bien visible es muy probable que el reclutador te descarte de inmediato. Revisa también que sean los correctos.

No estructurarlo. Asegúrate que toda la información esté bien estructurada y organizada. Utiliza las viñetas para que sea visual y fácil de leer.

Ser inconcreto. Otro de los pequeños errores que repiten muchos de los candidatos es la falta de concreción. Asegúrate de detallar correctamente las fechas de tus diferentes experiencias, tus tareas y funciones y, sobre todo, según recomiendan los expertos, tus logros. Al final, lo que le interesará más al entrevistador de tu currículum es de qué fuiste capaz en tus anteriores puestos.

Excederte. Ser concreto no significa incorporar detalles innecesarios. Mientras redactes tu CV debes tener la capacidad de sintetizar y ser conciso. Mejor si eres capaz de enviar un currículum de una página. Pero ¡ojo! No caigas en otro error: no estés más preocupado por la extensión que por el contenido. Lo importante es lo segundo. Si ser conciso supone ser inconcreto o no incorporar todos los datos, escribe dos páginas. Debes ser capaz de encontrar el equilibrio.

Tener un sólo CV. Nunca. Ya sabes que debes adecuar tu currículum (y carta de presentación) para cada oferta. Así lo recomiendan los expertos y lo esperan las empresas. Adapta tu currículum a la candidatura si quieres que los reclutadores lo tengan en cuenta. Debes explicarles, en ese documento, por qué eres perfecto para el puesto y con un CV generalista no podrás hacerlo.

Olvidarte de puestos menores. Pequeños trabajos de tu época de estudiante o tu participación en programas de voluntariado puede decir mucho de tus habilidades y capacidades. No te olvides de ellos en tu CV.

 

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: