Nivel de estudios

Cuando la economía de un país anda floja, son muchas las cuestiones que se deben analizar. Una de las principales es el nivel educativo de la población. La educación no es un tema menor, es fundamental para la mejora económica. En España, el 43% de los adultos entre 25 y 64 años tiene un nivel educativo bajo.

Menor nivel de estudios supone menor renta per cápita

Si Juan estuvo escolarizado durante 10 años y Teresa solo 8, Juan tendrá más renta per cápita que Teresa. Puede que las circunstancias de Juan fueran distintas a las de Teresa, pero esta diferencia de años de escolarización supone el 80% de las razones por las que Juan es más solvente que Teresa. El 20% restante se puede deber a otras causas, como que Juan tenía un tío que lo enchufó en una multinacional o que Teresa no recibió ninguna herencia en su vida.

Permanecer un año más en la escuela supone un 30% más de renta y hasta 6 puntos menos de paro. Son cifras que recoge el estudio del BBVA Research y la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), El nivel educativo de la población en España y sus regiones: 1960-2011.

España se encuentra a la cola de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), por delante solo de Portugal. La media de años de escolarización de la población adulta española es de 10 años, frente a los 12 que han pasado en la escuela los de otros países de la OCDE.

Cada año adicional de escolarización conlleva también que aumente un 10% la productividad. En España, en las comunidades autónomas que cuentan con mayor índice de población cualificada, los niveles de productividad están 30 puntos porcentuales por encima de las comunidades con menos población cualificada. Mientras que en las regiones con menos población cualificada se duplican las tasas de desempleo. Por lo tanto, cuanta menor productividad mayor riesgo de paro.

Cuanto menor es el grado de cualificación, mayor es el riesgo de paro

Tener una baja cualificación implica contar con cada vez menos posibilidades de empleo. Y, además, formarse después de haber entrado en el mundo laboral es mucho más complicado.

Podría pensarse que en los años de crisis los parados han aprovechado para formarse, sin embargo, las cifras muestran que no ha sido así. En 2007 el 14,6% de los parados participaba en estudios o formación, un punto más de los que lo hacían en 2013. Estos son los datos que presenta el análisis de Florentino Felgueroso, investigador de la Fedea, Claves para mejorar la educación y formación de adultos en España en la poscrisis.

Pero no hay que precipitarse con las conclusiones. No es que los parados no quieran recibir formación. Una de las causas puede ser, como señala Felgueroso, que ha habido recortes en los cursos de formación para el empleo (entre 2011 y 2014 el presupuesto cayó un 34%) y los parados no han podido hacer frente a la formación no subvencionada. Otro de los motivos que expone el investigador es que debería haber un plan nacional para que los adultos entraran en programas donde adquiriesen competencias educativas básicas. Estos programas se presentarían como una alternativa más viable que la de volver a la enseñanza oficial reglada. Es una medida que puede verse en otros países.

Merece la pena que la sociedad centre los esfuerzos, no solo en formar a los adultos, sino en conseguir reducir el altísimo índice de abandono escolar. Reforzar el sistema educativo y hacerlo eficaz para conseguir una generación con estudios, sentará las bases para reforzar la economía.

La entrada El nivel educativo afecta a la economía de un país aparece primero en Informacion del sector rrhh, las mejores ofertas de empleo y consejos.

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en:
    

Otros Trabajos y cursos relacionados:



Trabajos similares que también te pueden interesar: