Cuando entraste en tu empresa viste las posibilidades de ocupar un puesto de mayor responsabilidad en un futuro, pero llevas ya demasiado tiempo estancado en tus funciones. Sabes que tu perfil da más de sí y te has ganado una buena reputación en la empresa. ¿Estás preparado para pedir un ascenso laboral?

Por lo general, un ascenso significa mejores condiciones laborales, pero también una carga mayor de compromiso y quizá dormir algo peor por las noches. Si estás dispuesto a asumir este reto, los siguientes consejos te ayudarán a ascender en la empresa.

A la búsqueda del mejor momento

Conseguir que te asciendan es una carrera de fondo que requiere cierta planificación. No siempre se dan las circunstancias para que suceda, hay que estar pendiente y no desesperar, el momento llegará. Todos tus esfuerzos por lograr esta meta pueden echarse a perder por actuar con demasiada prisa. Algunos signos de los que debes estar pendiente son de las buenas y malas épocas dentro del año, de los esfuerzos de tu empresa por crecer, de las ampliaciones de departamento, de las asociaciones con otras compañías y de cualquier cambio que afecte a la organización del trabajo.

Hazte un espontáneo

No hay nada como demostrar en un momento propicio que tienes las dotes para ocupar el puesto al que pretendes ascender. Aunque por lo general es complicado que se dé la oportunidad de hacerlo. No esperes tampoco con los brazos cruzados a que suceda. También puedes poner atención en los puntos flacos de la empresa y ayudar a resolver un problema que se repita con frecuencia. Esta clase de acto se suele ver con buenos ojos y puede ser recordado cuando la ocasión de ascender se presente.

Buenas relaciones, sí, pero con elegancia

Por todos es sabido que estar bien relacionado es una vía para alcanzar el éxito. Sin embargo, si se quieren afianzar los momentos de gloria, no se puede quedar todo en manos de las buenas relaciones. Con conservar la elegancia nos referimos a que los lazos que se estrechen no sean a costa de romper otros que parecen menos ventajosos o de afectar la reputación de otras personas. Además, tu reputación debe estar respaldada por tu buena labor en la empresa. No es solo una cuestión moral, se trata también de una forma de mantener tus objetivos una vez hayas alcanzado la meta. Los empleados tóxicos son cada vez más repudiados en los trabajos.

Tu discurso siempre a punto

Haz notar entre la gente que toma las decisiones que tú estás cualificado para el puesto al que quieres ascender cuando haya una oportunidad. Siempre teniendo en cuenta el punto anterior, con la máxima elegancia. Analiza los aspectos por los que tu trabajo aporta un valor añadido a la empresa y manifiesta periódicamente tu interés por hacer crecer tu carrera laboral en la compañía.

Sigues adquiriendo habilidades, que lo sepa todo el mundo

No puedes dormirte en los laureles pensando que, como tienes un buen perfil, ya no es necesario continuar mejorándolo. Siempre hay cuestiones que se pueden aprender. Si llevas ya años en la empresa, se valorará muy positivamente que sigas con la inquietud de actualizarte y adquirir nuevas competencias. Eso sí, no tengas vergüenza a la hora de promocionarte. Preocuparse por adquirir habilidades y conocimientos es un sobreesfuerzo que no debe pasar desapercibido.

Si finalmente lo intentas y ves cómo son otros los que son promocionados, no te desanimes. Todos tus esfuerzos pueden revertir en la búsqueda de ese puesto en otra empresa o incluso en el planteamiento de independizarte y pasar a montar tu propio negocio.

La entrada Consejos para conseguir un ascenso aparece primero en Blog Infoempleo.

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: