Puede que este año tus planes profesionales se hayan quedado congelados. Esta es una de las consecuencias que conlleva la incertidumbre sobre el curso que tomará la pandemia. Si estás buscando empleo y la actividad a la que quieres dedicarte está paralizada, este puede ser un buen momento para mejorar tu empleabilidad. Te contamos cómo puedes hacerlo en tres fases.

1. Reforzar tus competencias digitales

La gran mayoría de los empleos requieren de un modo u otro estar familiarizado con algún tipo de habilidad tecnológica. Hoy en día hay una amplia variedad de herramientas específicamente diseñadas para mejorar determinadas tareas o funcionalidades. Aunque en principio no lo tuvieras contemplado, puedes indagar cuáles son las que dan soporte a tu profesión. Quizá todavía no estén muy integradas en el desempeño diario; sin embargo, de un momento a otro podrían implantarse de manera generalizada. Si para entonces tú las dominas, tendrás mayores oportunidades de empleo.

Esto mismo sucede si ya posees competencias digitales pero falta que actualices algunas. El esfuerzo de ponerte al día se verá recompensado con la mejora de tu candidatura, lo que te proporciona mayores posibilidades de acceder al puesto que deseas. Además, te aporta una visión de los riesgos de automatización de tu profesión y esto te da un cierto margen para virar hacia funcionalidades que solo pueden desarrollar las personas y no una máquina.

2. Adquirir skills profesionales ajustadas a los nuevos tiempos

Ahora mismo están poniéndose en valor habilidades blandas como la adaptación al cambio. Esto se debe no solo a que es imprescindible para mantener la estabilidad en esta época de incertidumbre, sino a que pueden tener el mismo efecto si en el futuro se dan situaciones similares. Otra de las skills más demandadas es el trabajo en equipo. Potenciarla significará dominar también las herramientas que te permiten desarrollar una actividad colaborativa en remoto. Y esto mismo sucede con otras habilidades, como la atención al público, que cada día más requiere dominar distintos canales de transmisión, o la de comunicación efectiva, que también depende de estos canales de transmisión. La capacidad de gestionar el tiempo de manera eficiente se apoya cada vez más en sistemas digitales de control y planificación que es necesario conocer.

También es importante desarrollar otras soft skills que no se apoyan en conocimientos digitales o técnicos, como es la capacidad de empatía, la creatividad, la honestidad o la ética profesional. Este tipo de habilidades nos distinguen de las máquinas y, en ese sentido, las tareas que están muy ligadas a ellas son las que menos riesgo de automatización conllevan y, por tanto, las que mayor empleabilidad te van a proporcionar en estos tiempos y en el futuro.

Mejorar competencias profesionales

3. Mejorar tu empleabilidad a través de actividades no laborales

Aunque el mundo laboral te proporciona escenarios ideales para hacerlo, para desarrollar lo que hemos expuesto en los dos apartados anteriores no es necesario que estés trabajando. Por un lado, puedes ampliar tus conocimientos digitales a través de actividades formativas. Incluso tienes la posibilidad de aprender algunos de manera autodidacta, mediante videotutoriales o recurriendo a gente de tu entorno. Por otro lado, hay habilidades que se también se trabajan en actividades de ocio, deportivas o en labores de voluntariado, por ejemplo. En cualquier caso, si consigues un empleo de subsistencia que no está orientado a tus expectativas, puedes centrarte en ver qué enseñanzas puedes extraer para mejorar tu empleabilidad en la dirección que deseas tomar.

La entrada Cómo mejorar tu empleabilidad este verano aparece primero en Tu empleo.

Ver noticia completa

Otras noticias que te pueden interesar:

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});


Otros Trabajos y cursos relacionados: