Executive
Desarrollo personal
Ha llegado el momento en tu carrera profesional en el que, para seguir avanzando, necesitas estudiar un MBA o cualquier otro master. Pero, ¿cómo combinar un master con un trabajo que conlleva cierta responsabilidad?
Ya sea porque tu empresa te ofrece la posibilidad o porque es una decisión que has tomado a nivel personal, debes tener en cuenta que estudiar un master a la vez que trabajas en una posición de responsabilidad dentro de la empresa no es tarea fácil y necesitarás mucha organización y constancia para no morir en el intento.
 
Avisa a tu jefe antes de empezar el master
 
El primer paso cuando vas a hacer un master es hablar con tu jefe y averiguar si existe la posibilidad de hacer un horario más flexible. Por ejemplo acumular todas las horas laborales en 4 días o poder tener alguna tarde libre y recuperar horas desde casa. En la mayoría de ocasiones tu superior apoyará tu decisión y te ayudará a encontrar un horario de trabajo compatible porque saben que una mayor preparación por parte de sus empleados beneficiará a la empresa.
 
Ante todo, organización
 
Lleva un registro minucioso de todas las tareas relacionadas con el master, así como de reuniones importantes en el trabajo y distribuye las horas por bloques para dedicar al trabajo, master y tiempo libre para descansar. Mientras estés cursando el master el tiempo va a escasear y es muy importante que sigas rigurosamente el horario que te has marcado para conseguir hacer todo lo que te has propuesto.
 
Destina más tiempo a cada una de tus tareas de lo que crees que te llevará. Si destinas el tiempo justo a cada cosa es probable que cuando salga algún imprevisto toda tu agenda se vea afectada
 
Establece prioridades
 
Con las nuevas tareas que te asignarán en el master, además del trabajo habitual que supone tu cargo, seguramente tendrás que dejar pasar algunos compromisos personales. Pon foco en tus prioridades y descarta todo aquello que pueda perjudicar a tus objetivos. Piensa que el tiempo que dedicas al master es una inversión que, aunque en ocasiones sea duro, se transformará en beneficios para tu carrera profesional. 
 
Reduce las horas muertas
 
Aprovecha todo momento extra que tengas para estudiar. Si por ejemplo en el trabajo cuentas con una hora de descanso para comer, aprovecha para leer algunos de los artículos o estudios que necesitas para el master. Es una actividad que requiere tiempo pero que puedes hacer tranquilamente en el almuerzo o durante el trayecto al trabajo.
 
Y lo más importante: constancia
 
Combinar master y trabajo es una carrera de fondo y la constancia juega una parte fundamental. Es importante que seas capaz de mantener el ritmo durante todo el master o acabará repercutiendo en tus estudios o en el trabajo. Mentalízate de que esto requiere un trabajo de hormiguita y que todo lo que hagas hoy te evitará trabajo extra el día de mañana.
 
 

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: