Llega diciembre y son muchas las empresas que celebran la cena de Navidad para cerrar el año. Es un acontecimiento para pasar un buen rato con los compañeros de trabajo, aunque en alguna ocasión, más de uno hubiera preferido no pasarse por la oficina al día siguiente. 
 
Con el fin de evitar que ése sea tu caso, a continuación te damos 5 consejos sobre lo que no debes hacer en una cena de empresa y para que tu reputación se mantenga intacta:
 
1- Vestir demasiado formal
Es verdad que a muchos les gusta ir arreglados a la cena, pero tampoco se trata de ir como si fueras a desfilar por una pasarela de modelos. Recuerda que la imagen puede llegar a decir mucho de ti.
 
2- Consumir alcohol al estilo "barra libre"
El alcohol puede jugarte una mala pasada. El hecho de consumir en exceso puede desinhibirte demasiado (con tus compañeros, tu jefe…) y que en un futuro te repitan hasta la saciedad frases como “¿te acuerdas de lo que hiciste en aquella cena de Navidad?”. Y lo peor: que los otros se acuerden de todos los detalles y tú no.
 
3- Ser el "Dancing Queen/King" de la pista
Si eres de aquellos que con sólo escuchar un reggaeton – o cualquier música que tenga ritmo como el Gangnam Style – te lanzas a la pista de baile… ten en cuenta que con las nuevas tecnologías hay quien podría grabar un vídeo o hacer fotos (¡y compartir ese material en algún grupo de WhatsApp!).
 
4- Ser poco sociable
Aunque te cueste relacionarte con la gente, la cena de empresa es una excelente oportunidad para conocer más a tus compañeros de trabajo, así que… ¡no huyas! Y si te acabas de incorporar en la empresa también es un buen momento para relacionarte con las personas de tu entorno de trabajo. 
 
5- Comer como si estuvieras en un buffet libre
Puede ser que en la cena de empresa te ofrezcan nuevos platos y sabores que nunca antes habías probado y que te emociones por ello. Hasta aquí todo bien. Lo que ya no está tan bien es comer compulsivamente al estilo monstruo de las galletas. Es posible que en unos días no puedas ir a la oficina por una "digestión pesada".
 
Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda para "sobrevivir" a la cena de empresa de Navidad. Y también esperamos que no tengas que acordarte de este artículo al día siguiente.
 
¿Nos das tu consejo para la cena de empresa? ¡Compártelo en Twitter!

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: