Tienes entre manos esa gran idea para desarrollar un negocio que sabes que terminará siendo muy rentable. Necesitas un capital inicial que no alcanzan a cubrir tus ahorros y la ayuda de los que más te quieren. El banco te exige demasiados requisitos imposibles de cumplir en esta primera fase. Te urge encontrar a alguien que crea en tu proyecto, que arriesgue su capital, estás seguro de que lo recuperará con creces: estás buscando un business angel.

Los business angel son inversores que se dedican a prestar su dinero a iniciativas que están, por lo general, en la fase inicial de desarrollo. Su objetivo es ganar dinero, no hay que engañarse, pero pueden tener además otros intereses no económicos, como el apoyo a determinado tipo de proyectos a los que son afines o las ganas de contagiarse del entusiasmo y de transmitir su propia experiencia, pues algunos se ofrecen como mentores. En principio, su sector favorito es el de la tecnología.

El momento de buscar la ayuda de un ángel inversor

Lo primero que tienes que tener en cuenta a la hora de contar con el apoyo de un business angel es que su aportación es personal. No actúa en nombre de otros inversores ni gestiona un capital que no le pertenece. El dinero con el que empieces será capital propio y esto requiere por tu parte una conciencia especial.

La idea debe estar suficientemente madurada. No conseguirás llamar la atención de un ángel inversor si estás en una fase demasiado inicial. Es muy conveniente que tengas ya varios cabos bien atados. Haber desarrollado el plan de empresa, no para mostrarlo, sino para tener muy definida la idea, es uno de los pasos que conviene haber dado.

También es muy aconsejable que sepas ya los recursos con los que necesitas contar: trabajadores, colaboradores, proveedores… Y que te esfuerces por determinar cuánto puede valer tu empresa, es un requisito imprescindible para poder negociar con un inversor.

Cómo presentar la idea

Preséntate con mucho entusiasmo, seguridad en el potencial de la idea y compromiso. Tienen que ver que tú también has puesto toda la carne en el asador porque estás convencido de que el negocio va a dar beneficios. Que sea evidente tu esfuerzo en tiempo y económico.

Por otro lado, ponles en antecedentes. Seguro que tú conoces bien tu sector, pero puede que los inversores se pierdan un poco en ciertos campos. Cuenta el contexto de tu propuesta, qué necesidades viene a cubrir sobre las que hay demanda. Pero no te enredes en temas demasiado técnicos, haz una explicación muy divulgativa.

Conocer con detalle cómo va a ser empleado el capital de inversión es un argumento especialmente convincente. De hecho, es uno de los principales para el inversor. Se trata de exponer los recursos que necesitas y a los que no puedes acceder por falta de capital. Haz cálculos y más cálculos, y que estén siempre bien fundamentados.

Por último, muestra sinceridad con los puntos flacos de tu proyecto. De lo contrario parecerá que no tienes puestos los pies en la tierra, que pecas de demasiado optimismo. Pero, al mismo tiempo, manifiesta la confianza de que no son aspectos insalvables y que tienes pensado cómo trabajar para hacerles frente.

Dónde buscar business angels

Hay eventos donde se presentan ideas de emprendimiento. Algunas toman la forma de jornadas, como B-Venture; otras de concurso, como los Premios Emprendedor XXI o los Premios Yuzz, y otras son encuentros organizados por aceleradoras de empresas y viveros.

También puedes acudir a directorios de inversores, como el que pone a disposición la red de business angels InnoBAN. Encontrarás varios más googleando. Si te decides por esta opción, no envíes tu proyecto entero por correo. Haz una presentación que llame la atención con las líneas principales de tu negocio, poniendo especial énfasis en el aspecto económico, no en la venta del producto.

La entrada Business angel, inversión privada para tu empresa aparece primero en Blog Infoempleo.

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: