Baby, Father And Their Hand

Hablar de vacaciones en estas fechas no deja de ser un tópico, pero el debate que se ha abierto en Bélgica sobre la solidaridad vacacional deja en segundo plano el aspecto lúdico de las vacaciones. A partir de otoño Bélgica debatirá la posibilidad de ceder días de vacaciones a otros trabajadores para que cuiden a sus hijos enfermos, siempre que estos hayan agotado sus días de vacaciones. Francia ya cuenta con una ley similar, la ley Germain -conocida así por su impulsor-, una medida que despierta controversia e interés a partes iguales.

Lo que se debatirá en el Parlamento de Bélgica este otoño es la posibilidad de ceder los días a otro compañero, un préstamo voluntario, anónimo y gratuito. Todo hace pensar que la medida saldrá adelante, ya que cuenta con el apoyo de varias formaciones de la siempre fragmentada cámara de representantes belga. También se ha manifestado a favor de la reforma la ministra de Empleo, Kris Peeters; y si se cumplen los plazos marcados entrará en vigor el próximo 1 de enero.

Sin embargo, los sindicatos denuncian que la solidaridad entre trabajadores no es la solución a un problema que debería asumir la Seguridad Social. Aseguran que la ley actual (ausencias de hasta 48 meses para cuidar a hijos de menos de 21 años) es suficiente, y aunque aáden que la medida tiene buenas intenciones muestran sus dudas sobre el anonimato de quien cede las vacaciones y sobre los dilemas morales que puede generar. „¿Cederías tus vacaciones a alguien que te cae mal?”, señalan desde CSC, uno de los principales sindicatos belgas.

Una opinión similar tiene sobre el asunto la Liga de Familias belga. Habla de “una idea seductora que apela a la generosidad y la solidaridad”, pero remarca que no tiene ningún coste para la Seguridad Social y que además deja de lado mejora de los servicios públicos para jugárselo todo a la solidaridad de los compañeros de trabajo del padre o madre del hijo enfermo. La ley Germain también contó con el rechazo sindical, situación que comprende el padre del menor que da su nombre a la ley, aunque matiza que es una solución más al problema.

El caso español

Según la legislación española, los padres de menores de 18 años que sufran una enfermedad grave tienen derecho a una reducción de al menos el 50% de su jornada laboral. Pueden solicitarla los dos progenitores, pero solo uno de ellos tendrá derecho al subsidio que se ofrece para compensar la pérdida de ingresos. La ayuda desaparece si uno de los progenitores deja de trabajar. En el caso de los funcionarios, se mantiene el sueldo íntegro aunque hay circunstancias excepcionales como que, si ambos trabajan en la misma entidad pública, solo uno pueda reducir su jornada laboral.

Más información: El País

Foto: © herjua

Bélgica debatirá sobre la solidaridad vacacional es un post de Buscar Empleo

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: