Si estás buscando trabajo desde hace un tiempo y no obtienes resultados, quizá sea hora de plantearse un cambio de estrategia. Es posible que inviertas un elevado número de horas en enviar currículums a empresas que nunca te llamarán. Por ello, es bueno conocer el mercado en el cual nos movemos, seleccionando cuidadosamente las ofertas a las que responder.
 

No todo vale, bien porque no reunamos las condiciones, bien porque sepamos de antemano que en ese puesto podemos ser fácilmente superados. El tiempo es oro y no ganamos nada optando a todas las ofertas de empleo, salvo para entrar a formar parte de la base de datos de la compañía, opción igualmente válida aunque tal vez no sea lo que estás buscando. 
 
Por ello, en lugar de eso, es preferible redactar una buena carta de presentación y elegir cuidadosamente a ese reducido porcentaje de empresas en las que obtener resultados satisfactorios. A continuación te indicamos los factores en los que debes centrarte.
 

Separar las redes sociales

 
Uno de los primeros aspectos sobre el que recapacitar es en nuestra imagen pública. Esto a la hora de buscar trabajo se traduce en redes sociales, perfiles online y currículum. Antes de nada, al igual que separamos nuestra vida personal y laboral, debemos distanciar nuestras herramientas sociales. Para ello, es aconsejable crear cuentas diferentes de Facebook, Twitter, LinkedIn, etc., con el objetivo de marcar un límite entre lo público y lo privado.
 

Elaborar un buen currículum y saber transmitirlo

 
La elaboración de la vida laboral requiere un trato especial. En ella tendremos que incluir todos aquellos proyectos en los que hayamos participado, siempre y cuando tengan que ver con la oferta de empleo. De poco nos servirá plasmar ocupaciones sin relación alguna por el mero hecho de rellenar páginas. Asimismo, en la entrevista de trabajo es necesario ampliar esos proyectos destacando valores, como el número de personas que estuvieron a tu cargo o el coste económico de cada una de las acciones que emprendiste.
 

Ser voluntario

 
En lugar de rellenar el currículum de cualquier forma, si carecemos de la experiencia laboral necesaria siempre podemos adquirirla realizando prácticas e incluso un voluntariado. Aunque parezca increíble, para algunas profesiones tiene un valor relativamente alto, especialmente en ramas sanitarias. Estas horas invertidas en proyectos no remunerados pueden suponer un mejor cargo a medio y largo plazo. 
 

Mantenerte actualizado

 
Igualmente, la formación es otro de los valores más relevantes. Por ello, es importante mantenerse actualizado periódicamente, y más si trabajamos en sectores como informática o marketing. También debemos apostar por los idiomas, ya que suponen el acceso a un gran número de empleos y su dominio podría predominar sobre nuestras carencias.
 

Networking – Participar en una red de profesionales 

 
Las nuevas tecnologías pueden facilitarnos enormemente la localización de un puesto de trabajo. Sin embargo, no sólo las redes sociales nos ayudarán, el denominado networking es nuestro mejor aliado. Esta red de trabajo enlaza a profesionales dentro del mismo sector, creando nichos de mercado muy localizados donde las empresas buscarán candidatos. Asimismo, disponer de una amplia red de contactos en puestos similares puede hacernos más visibles, recurriendo a nosotros en caso de surgir una vacante.
 

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: