10 consejos para dejar de ser becario y convertirte en empleado

Son muchísimas las personas que pasan por la fase de becario al empezar su carrera laboral. Este periodo puede tener tanto buenos como malos momentos: se hacen amigos, se aprende mucho, te encuentras con condiciones complicadas, etc. Es una fase que hoy en día dura más que antes por eso, lo necesario es aprovecharla para dejar de ser becario lo antes posible y conseguir nuestro contrato de trabajo. Ramón Egea, de jobandtalent, propone 10 consejos para que esta fase sea lo más provechosa posible y pases lo más rápido posible de becario a empleado.

Nunca pares de aprender. A todos nos ha pasado que al llegar a un puesto de trabajo, nos damos cuenta de que aún nos faltaba mucho por aprender. Se llega con mucha teoría en la cabeza pero con poca práctica. Es por esto que la empresa espera que nos “empapemos” bien de lo que te van a enseñar y que estés atento para poder desempeñar las tareas que te recomienden.

No vayas de listo. Esto es algo básico para todas las personas que entran como becarios. La empresa no espera que desde el día 1 vayas demostrando todo lo que has aprendido en la carrera, se aprender y se demuestra lo que uno sabe en el día a día. Las personas con las que van a trabajar tienen una trayectoria y una experiencia muy valiosa. Se humilde.

Ser proactivo…es algo básico. Tener una buena actitud y que esta sea bien valorada por los demás es un bonus importantísimo. No esperes a que te encarguen la tarea, ve y búscala. El entrar como becario es una oportunidad que no se debe dejar escapar mientras esperan a que te encarguen algo.

Conviértete en alguien resolutivo. Cuando te encarguen una tarea que no has resuelto nunca, antes de nada busca tu propio camino para arreglarla. Si la has completado hazlo saber, y si no también para recibir el correspondiente feedback. Que seas una persona autónoma y con capacidad de resolver las tareas que te encomienden determinará tu triunfo en la empresa.

10 consejos para dejar de ser becario y convertirte en empleado

Observa tu entorno. Una vez que estás en la empresa observa cómo trabajan tus compañeros. Comprende la metodología y piensa si hay cosas que se puedan mejorar en un proceso o una necesidad que no esté cubierta. Si le puedes dar solución hazlo. Podrás ayudar a tus compañeros, servirá de Networking y dejarás huella en la empresa.

Ser puntual. Es una obviedad pero en la realidad la estadística dice que el 40% de los becarios comienza a ser impuntual a partir de los 4 meses de prácticas. No te relajes ni un solo día, ser puntual es el reflejo de tu actitud y entrega en el trabajo.

Hazte imprescindible. Encuentra esa especialidad en el trabajo que mejor sepas hacer y destaque entre los demás. Hazlo importante y crea la imagen de que nadie mejor que tú será capaz de llevarlo a cabo.

Haz Networking. Si trabajas en un equipo, intégrate en él. Siéntete a gusto con tus compañeros y si pueden ser tus amigos en la calle, mejor. Haz que tu jefe vea que pasas de becario a compañero del equipo.

Las prácticas hay que verlas como una oportunidad. Y es por esto que hay que entregar el 100% cuando se está de prácticas, en un mercado de trabajo tan complejo las oportunidades hay que trabajarlas y no esperar a que lleguen. Cuando mejor trabajes y adquieras experiencia profesional más oportunidades irán llegando.

Haz visible tu trabajo. Y hazlo tanto dentro como fuera de la empresa. En muchas ocasiones el trabajo de becario es algo que puede ser mecánico y poco esto pasa desapercibido. Busca el feedback de tu jefe y/o compañeros para que vean que haces bien tu trabajo y así observar la evolución.

Ver noticia completa

Comparte con tus amigos esta información en: